LA VIDA TIENE MÁS FUERZA QUE “TÚ”

La Vida es como un Huracán. Nada puedes hacer ante su fuerza. Ante su intensidad. Hay momentos en los que por muy Consciente que seas de lo que ese huracán está haciendo contigo, tan sólo te queda rendirte a él. Y ser UNO con él.

Creemos que nuestra Presencia puede mejorar. Que nuestras emociones se pueden controlar. Que nuestra mente puede evolucionar. Pero… para nada. Es únicamente una ilusión de transformación en algo “más” de lo que eres. O de lo que eras. Qué más da.

Y es en esos momentos en los que la Vida arrasa con todo tu Centro, con toda tu calma, con todo tu “saber ser y estar”, cuando te das cuenta de que no existe tal transformación. Y quizás, la Vida, en esos instantes es lo que te quiere decir. Que dejes de intentar salvar lo que no está en peligro. Que dejes de creer que lo de “ayer” es inferior a lo de “hoy”.

Que TODO sigue igual porque lo Esencial no cambia, por mucho que lo no-esencial lo haga.

Muchos creen, dicen, opinan, sienten… que después de “ésta” seremos mejores de lo que somos. Que aprenderemos. Que estamos en proceso de ascensión… De evolución.

Yo no lo veo así. Por experiencia y, sobre todo, por honestidad…, puedo ser consciente de que la Emma de ayer es la misma que la de hoy. Aunque, en apariencia, sea totalmente distinta.

Hay una raíz que no puede ser manipulada por nada ni por nadie. Ni siquiera por mí. No hay experiencia dolorosa, traumática, placentera, extática, iluminativa… que sea capaz de moverla de su sitio.

En el momento, parece que “algo” ha hecho mella en ti. Pero no es así. El Huracán no logra llevarse quién eres (en minúscula). No logra borrar los tatuajes que la Vida ha pintado sobre tu piel.

Y considero que uno de los mayores “darse cuenta” es éste. El darse cuenta de que por mucho que te maquilles la cara, tu ROSTRO seguirá siendo el mismo.

ACEPTARLO puede resultar incómodo. Porque hay partes de nuestro Rostro que no nos gustan. Que están mal vistos, también para nuestros ojos. Que hacen que te arrastres. Que te humilles. Que beses pies que no desean ser besados por tus labios.

Todos tenemos un Talón de Aquiles que nos hace RECORDAR que somos Humanos. Y que jamás dejaremos de serlo, por muchos cursos que realicemos para ello.

Abrazarte, tratarte con cariño, con ternura, con dulzura cuando ese Talón cobra importancia, es imprescindible para que tu Vulnerabilidad no sea lastimada (por ti).

El AMOR es el milagro. El AMOR hacia uno mismo es el remedio.

La Vida tiene más fuerza que “tú”. Que ese “tú” que se empeña en ser lo que no es, con el esfuerzo y lucha que esto implica. Ese “tú” miedoso que teme a la enfermedad y a la Muerte. Y que por eso se protege con mil y un métodos, visualizaciones, meditaciones, mantras, luces de colores, cuarzos milagrosos y estampitas de Jesusín (niño Jesús dicho con cariño).

Un “tú” que se cree separado de la Vida. Un “tú” que no es capaz de mirarse al espejo y reconocerse tal y como es, no tal y como le gustaría que fuese.

En ocasiones, se nos va la pinza y no hay manera de encontrarla. Y te pasas las horas buscando y buscando y buscando. Mirando hacia el suelo. Intentando no pisarla. Hasta que te chocas de bruces contra la pared y te das cuenta de que la “pinza” sólo existe en tu cabeza. Pero no fuera, sino Dentro de ella.

No necesitamos protegernos de la Vida porque nosotros somos la Vida. Y es absurdo tener miedo de uno mismo. No tiene ningún sentido estar continuamente vigilándote, estudiándote, analizándote… para que no vayas “hacia atrás”. Para que no involuciones. Para que no empeores.

Vivir así te desgasta hasta… las ganas de vivir a lo grande. Y a lo grande no es con grandes cosas sino con el Corazón abierto de par en par. Con la piel desnuda de destinos, de metas, de propósitos, de objetivos, de misiones. Siendo una hoja en blanco donde cada Instante deja su huella. Y tal como la deja, la deja… Sin más.

Da mucha Paz no intentar mejorar nada de ti. No intentar sanar nada de ti. No intentar estar en otro sitio en el que no estás. No intentar tener “más”. No intentar ser “más”.

Porque todo lo que sea “más y mejor” de Lo Que Es supone resistencia. Supone combate. Supone lucha. Y ninguna de ésas tres cosas aporta Paz.

Siente la Paz que habita en la perfección de quién eres en cada momento

Siente la Paz que surge de sentir que nada de lo que ocurre Fuera ni Dentro de ti es un error. Es una tara. Es una herida. Es una imperfección.

Siente esa Paz que sólo se puede sentir cuando Observas la Realidad, en lugar de juzgarla. Cuando no tienes necesidad de cambiarla. Cuando CONFÍAS en la Vida y, por ello, no necesitas rezarle a ningún Dios para que cuide de ti.

La Vida tiene más fuerza que “tú”. Por eso, cada vez que “tú” intentas esquivarla, transformarla, elevarla… Ella te responde con un Huracán que tira por Tierra… toda tu inconsciencia, toda tu ignorancia y toda tu vanidad.

Y te caes del pedestal en el que en ese momento te habías subido, para luego volverte a levantar…. ni mejor ni peor. IGUAL. Despidiéndote de él con un “hasta la próxima” porque eres consciente de que tus pies, por muchas alas que les dibujes, no vuelan. Y que cuando se tropiezan con alguna piedra, lo hacen con el mismo arte que la primera vez. La piedra podrá tener otra forma, pero seguirá siendo una piedra.

Lo importante no es la piedra, sino el tropezar. Lo importe no es LO que vives, sino el VIVIR.

La Vida. Tan imprevisible. Tan Mágica. Tan espontánea. Tan humana como divina.

¿Sabes por qué no podemos evitarla? Porque Somos Ella. Y nadie puede evitar ser uno mismo porque constantemente está siendo uno mismo. Que “tú” creas que ese uno mismo no eres tú, es otra cosa. Pero SER, lo estás siendo. Te guste o no.

SOMOS maravillosos por el simple hecho de que la Vida es maravillosa (Talón de Aquiles incluido).

Y quién crea lo contrario… pues sí. También lo es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .