¿A QUÉ LE ESTÁS PRESTANDO ATENCIÓN?

Todos queremos Paz. Seguramente es el mayor anhelo de la Humanidad. Y, sin embargo, seguimos prestando atención a aquello que nos aleja de ella. Seguimos compartiendo nuestra vida con personas que no nos la despiertan. Ya sean parejas, amantes, familias o amistades.

Nos quejamos de las noticias, pero las compartimos en nuestras redes. Nos quejamos de las críticas, pero criticamos a quienes critican. Nos quejamos de los que juzgan, pero les juzgamos con toda nuestra artillería.

La mayoría actuamos con mucha incoherencia. Yo, la primera. Me observo diciéndole a “quién sea” que su decisión no es la más correcta o dando una opinión que no me han pedido de un suceso concreto, entrando en una lucha de razón absurda (por muy sutil que sea) que me provoca incomodidad, molestia, dolor. Y me pregunto, ¿pero para qué te metes donde no te llaman? ¿A ti qué te importa? ¡Que cada uno haga lo que le dé la gana! Y me digo que no lo volveré a hacer más porque no me aporta Paz. Hasta que vuelvo a caer en mi propia trampa.

Y así, una y otra vez. Cierto es que cada vez el malestar es más agudo, más fuerte, lo cual me hace recordar más a menudo que “por ahí, no”.

En muchas ocasiones, soy consciente de ello, de esa inercia. Y la paro antes de que salga a la luz. Y en lugar de hablar, de opinar, de marcar territorio e identidad, ESCUCHO. Pero no un escuchar para responder y ganar… (eso no es escuchar), sino un ESCUCHAR de Verdad. Donde simplemente ESTÁS. Donde tu Presencia Silenciosa es lo mejor que puedes ofrecer y dar. Donde las palabras se quedan mudas. Donde el Amor basta para Amar…

Ahí sí que hay Paz. Ahí es donde la re-Encuentro. Ahí es donde vuelvo a casa. Donde Regreso al Hogar.

Escuchar la Vida. Escuchar lo que está sucediendo Aquí y Ahora, sin que el filtro de tus creencias, de tus historias, de tus heridas… ciegue la Verdad.

Escuchar a la otra persona, o a ti misma, sin que tus opiniones, sin que tus juicios la pinten del color que a ellos más les conviene. Sin que tus pensamientos enturbien su transparencia y su pureza. Sin que la veas como tú te proyectas en ella, en lugar de verla tal y como ES en ese preciso Instante.

Todos llevamos Dentro las mismas emociones. Los mismos sentimientos. Los mismos dolores. Las mismas penas. Las mismas frustraciones. Y hay personas que nos despiertan nuestra Paz y otras que nos despiertan nuestra No-Paz. Hay alimentos que a algunos nos sientan bien y a otros mal. Hay aficiones que a algunos nos apasionan y a otros les son indiferentes.

Cada uno de nosotros tenemos la LIBERTAD de elegir con quién compartimos nuestro espacio, nuestro tiempo, nuestra piel. Qué comemos. Cómo nos divertimos. Qué leemos. Qué escuchamos. Y qué vemos.

Si algo no le sienta bien a mi cuerpo, no lo tomo. Si alguien no le sienta bien a mi corazón, no me acerco. Es así de sencillo.

Somos nosotros mismos, con nuestras Elecciones, los que nos intoxicamos, no los demás. No lo demás.

Es nuestra Responsabilidad crear un Espacio, tanto interno como externo, donde la Paz Sea

No me sirve echarle la culpa a la familia, a los amigos, a los jefes, a los compañeros de trabajo, a los políticos, a los vecinos, a la sociedad, a los Illuminati, a las conspiraciones o a la “manipulación”.

Está únicamente en nuestra mano que esa Paz que todos anhelamos esté más Presente en la Vida.

Si quieres Paz y compartes lucha, enfrentamiento, crítica, juicio o queja, es evidente que ni tú ni el que recibe la obtendrá.

¿A qué les estás prestando atención? ¿Qué estás compartiendo? Porque aquello a lo que prestas atención, aquello que compartes… está hablando de ti, no del otro.

CON EL AMOR BASTA. Y con la ESCUCHA, también.

Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .