SER O NO SER, ÉSA NO ES LA CUESTIÓN

Hay algo que es evidente: no puedes no-ser en ningún momento. Siempre SOMOS, seamos como seamos. Otra cosa es los juicios que tengamos sobre ese “ser o no ser”, basados en lo que nos han inculcado de pequeños y en lo que nos hemos dejado inculcar de adultos.

Partiendo de este hecho, las posibilidades pueden ser infinitas. Todas igual de perfectas, aunque no las consideremos correctas según esos juicios personales.

La UNIDAD, el UNO, la no-dualidad, implican de por sí su no existencia, por la misma evidencia que he comentado con anterioridad.

Es absurdo CREER que tenemos que alcanzar la Unidad o vivir en no-dualidad cuando ya SON siempre. Y, de nuevo, son nuestras interpretaciones, nuestros juicios, nuestras creencias, las que nos hacen creen lo contrario. Las que nos dicen: esto sí cabe y esto no. Esto lo incluyo y esto lo excluyo.

La REALIDAD es que no puede existir algo separado de EL UNO. Es como decir que la mano está separada del brazo y que nuestra misión en la Vida es llegar a ser “cuerpo”. Es un destino que no tiene sentido pues “el cuerpo” ya ES. Lo único que sucede es que lo hemos divido en varias partes, en varias formas…, para expresarnos. Para comunicarnos. Y esa división ficticia la hemos interpretado como una división real. He aquí la verdadera cuestión.

¿Te imaginas que nos pasáramos la vida, las vidas (para aquellos que creen en la reencarnación) intentando alcanzar lo que YA SOMOS? ¿Creyendo que tenemos que evolucionar a lo que YA SOMOS?

¿Te imaginas que fuera todo una ilusión, algo que simplemente nos hemos creído de alguien que también se lo creyó?

Pues eso es lo que muchos están haciendo y lo que muchos se están inculcando y siguiendo.

¿Sabes que ocurriría? Que para los creyentes se les caería todo su personaje al suelo, con toda esa identidad “espiritual” de la que se han disfrazado. Con todas sus metas, sus objetivos, sus trabajos y su “sentido de vida”. Y esa caída de velo, esa Iluminación.…, provoca, en un inicio, un vacío enorme. Pero si te sumerges en él y lo traspasas, lo que te regala es la Liberación.

Muy pocos logran desprenderse de esa falsa piel pues para ello tendrían que reconocer su absoluta ignorancia y caminar con una nueva piel (que es la auténtica) desnuda de máscaras y de caretas. Tendrían que soltar esa vida, con todo y todos los que la llenaban, pues dejaría de tener sentido para ellos.

Y para hacer eso, hay que ser muy muy honesto con uno mismo y muy muy valiente.

¿Significa esto que el objetivo es Despertar a esa falsa realidad “espiritual”? No. La Vida no tiene más objetivo que el de vivirla. Que el de experimentar “lo que sea”. Simplemente, estoy compartiendo una mi-verdad basada en lo que he descubierto de mi propia experiencia.

Cada uno puede creer lo que le dé la gana. Y auto-engañarse lo que le dé la gana. El hecho de no ser consciente de una mentira no te hace ser menos ni peor en nada. La mentira es igual de perfecta que la verdad. El sol es igual de perfecto que la tormenta. La pobreza es igual de perfecta que la riqueza. La ignorancia es igual de perfecta que la sabiduría. La belleza es igual de perfecta que la fealdad. Pues TODO es UNO.

Otra cosa son nuestros juicios, nuestras condenas y nuestros castigos personales, que nada tienen que ver con esa Vida-Unidad-Realidad.

La Consciencia lo único que te va a aportar es saber diferenciar tus creencias, tus principios, tus valores, tus separaciones, tu personalidad, tu perfección, TU vida de LA INCONDICIONALIDAD Y PERFECCIÓN DE LA VIDA-UNIDAD (que incluye ese “tu”).

Pero la Consciencia de esa UNIDAD no te va a hacer mejor ni peor persona ni alma. No te va a elevar a ningún cielo. No te va a llevar a ser más evolucionada. No te va a acercar a tu Hogar. No va a hacer que no sientas tristeza, dolor, pena, miedo, vacío, soledad e inseguridad nunca más.

¿Por qué? Porque YA estás en el cielo. Porque YA estás evolucionada. Porque YA estás en ese Hogar que pretendes alcanzar. Porque YA eres ese AMOR INCONDICIONAL, sientas lo que sientas. Experimentes lo que experimentes. Seas como seas.

Son tus juicios, son tus interpretaciones, es lo que te has creído…, lo que hace que no lo VEAS. Nada menos y nada más.

Y es indiferente que no lo veas, que “no despiertes”, pues ese no-despertar también es perfecto en esta Vida perfecta donde no cabe ninguna imperfección, ninguna separación ni ninguna dualidad.

SOMOS lo que experimentamos en cada momento, no lo que nos gustaría o dicen que tenemos que experimentar

La dualidad, la separación, no existen. Tan sólo son una percepción de nuestra mente. Y si sólo es una percepción, si sólo es una ilusión, nada hay que hacer o dejar de hacer. Nada hay que ser o dejar de ser. Pues todo lo que hagamos y no hagamos, todo lo que seamos y no seamos, SERÁ en esa Unidad, en esa no-dualidad, en ese Hogar. Lo Comprendamos o no.

Nuestras “separaciones humanas” nada tienen que ver con la existencia de una Separación Real.

Ya somos Cuerpo. Ya somos UNO. Ya eres lo que tienes que Ser en cada Instante. Y el Mundo al que tanto criticamos, también.

La Vida no se cambia. La Vida se experimenta. La Vida se ES. Y se ES siempre. Nos guste el cómo o no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .